lunes, 27 de julio de 2015

¡Han pasado los años y aún sigo escribiendo para Dios sabe quién! No me importa porque sale del alma.

¡Yo me marcharé para siempre de la tierra ensangrentada de los muertos vivientes, una noche con luna llena, sin alegría y sin demasiada pena, con más amor que rabia!




                                           Nota a pie de hoja: 

Lo que desconozco es cómo será el viaje, yo no iré a la Ítaca de Constantino Kavafis, una de las figuras literarias más importante del siglo XX. ¡Un gran poeta!


Cavafis o Kavafis, trabajó como periodista y como  funcionario, y publicó muy poco en su vida. Aunque tras su muerte, su obra cobró paulatinamente influencia. Su atípica temática -fuertemente urbana e introspectiva, y sin tapujos acerca de la orientación homosexual del poeta, demoró su aceptación, pero lo convirtió luego, en la década de 1960, en un icono de la cultura gay. Cavafis murió de cáncer. El estilo de Kavafis, rehúye conscientemente la retórica, pero muestra un distanciamiento grave e inteligente, solemne e irónico a la vez.  




                                                          Marpin y la Rana.

No hay comentarios: