domingo, 28 de junio de 2015

Según escribo se va creando el borrador del futuro poema.


No se lo sugeriría..., (musita ella ¡Cómo dices! -inquiere él)

Ni a mi peor enemigo. Hay un sentido y una finalidad en la existencia. Yo soy el hada de las leyes universales, y sin subtítulos. ¡Menudo silencio!  No todo ha sido en vano ¡DIGNIDAD, dignidad! Entiendo que se acomodan las personas a la acostumbrada rutina,  de cabeceras las telarañas de la Monotonía.  Tú y yo rememoramos el resquebrajamiento con ocultas lágrimas y medias sonrisas.  ¡Hay un agujero en nuestros destinos!  


-Pero, pero, pero...,




                                              Marpin y la Rana.

No hay comentarios: