lunes, 3 de noviembre de 2014

No vamos ni venimos, "estamos" porque somos espíritus inquietos. Trato de analizar mis problemas a su propia luz. Me digo: Pasados dos meses, no me estaré preocupando por este feo asunto y, si es así, ¿por qué preocuparme ahora? ¿Por qué no adoptar ahora la misma actitud que tendré transcurridos dos meses?

La mayoría son tan felices como deciden serlo. La felicidad es algo interior; no es asunto de fuera.




                                                Marpin y la Rana.

No hay comentarios: