lunes, 20 de octubre de 2014

(¿Se ha echado el pueblo a la calle?) En 1578, en la llanura de Alcazarquivir, dio comienzo y fin la infeliz jornada, la estrepitosa derrota de las tropas cristianas. En un informe que Diego de Torres envió a Felipe II, se leen los siguientes parrafos:



Y el día de la batalla, andando a pie por le haber muerto el caballo, le encontró el rey y le dijo:"Capitán, ¿por qué no tomáis caballo?". Y él dicen que le respondió: ·Señor, ya no es tiempo sino de morir, aunque sea a pie". Y con la espada en la mano, tinta en sangre, se metió en los enemigos, haciendo el oficio de tan buen soldado y capitán como él era.
-Francisco de Aldana-





                                                Marpin y la Rana.

No hay comentarios: