jueves, 23 de octubre de 2014

¡Otro jueves más! El fútbol no es Dios. SÓCRATES confía en la razón para aceptar la victimación:

Al ser Sócrates un héroe se le pide que repose apaciblemente en sí mismo, pero como héroe trágico intelectual se le exige por añadidura  que tenga, llegado el último instante, la suficiente presencia de espíritu para realizarse a sí mismo... Si Sócrates hubiese callado en el trance mortal, habría debilitado el efecto producido por su vida, habría despertado la sospecha de que la elasticidad de su ironía no era una fuerza del universo.
(Ibid., p. 202



                                     Marpin y la Rana.

No hay comentarios: