martes, 16 de septiembre de 2014

LA SOLEDAD SI NO SE LA ENCARA Y DA SENTIDO PUEDE CONVERTIRNOS EN PERSONAS DURAS E INSENSIBLES. La soledad es un dolor y como a todo dolor que sufrimos debemos escucharlo y ocuparnos de él. Si no hacemos caso de un dolor físico nos ponemos en grave peligro y un mal pequeño puede transformarse en un serio caso patológico por no haber sido atendido a tiempo.


No querer prestar atención al dolor emocional o psicológico, presenta el mismo peligro ¿Qué nos ocurre cuando no queremos prestar atención al dolor de nuestra propia soledad?  Nos hacemos duros e insensibles. Al no querer atención al dolor de nuestros corazones, nos creamos una capa callosa, negamos nuestras propias necesidades reales y deseos y no vemos la profundidad y suavidad de nosotros mismos. El resultado es siempre trágico. Mostradme una persona dura y amargada y os señalaré una persona que nunca ha comprendido su propia soledad.
-Ronald Rolheisel-


Yo deseaba de todos modos abrazarlo apretadamente, llorar con él para que no se fuera contra toda razón y realidad. Pero no lo quise hacer para no pasar un momento embarazoso para los dos, para que él no pensara que yo dejaba rienda suelta a mis sentimientos.

                                        Marpin y la Rana.



No hay comentarios: