jueves, 28 de agosto de 2014

Una noticia curiosa para los interesados por los horóscopos: la planta de la ortiga es la planta de Venus. Simboliza y favorece la lujuria, ¡hasta la inmortalidad!


Mességué cita el caso de un viejo amigo suyo, impenitente mujeriego, que vivió hasta los cien años pasando de una cama a otra y que se "recargaba" sexualmente... ¿cómo? Revolcándose en las ortigas. Parece ser que esta terapéutica silvestre es eficaz para ciertas actividades.
Por otra parte -seguramente tampoco sabíais  esto-, Petronio nos habla de una sacerdotisa que, para dar vigor a los hombres, sobre todo a los ancianos, los azotaba con un ramo de ortigas "debajo del ombligo, en los riñones y en las nalgas".





                                               Marpin y la Rana.

viernes, 22 de agosto de 2014

¿Queréis saber cuál es la planta de mayor longitud que crece en la tierra?

Aunque, para ser exactos, no vive en la tierra, sino en el mar: es la Macrocystis pyrifera, que alcanza los 300 metros.

Las plantas tienen sensibilidad, ¿lo sabíais? A estas alturas estas alturas está científicamente demostrado; sufre, se alegran y lloran a su manera. Esta sensibilidad se parece a la que nosotros poseíamos hace millones de años, cuando, gemebundos y reptantes, salimos del reino vegetal para entrar en el reino animal. 
Los científicos hablan, refiriéndose a la sensibilidad de las plantas, de un aura, comparable a una especie de campo magnético  y producido con mayor o menor intensidad por la planta.
Lo mismo que ocurre con los seres humanos, hay plantas dotadas de un aura con una gran poder de irradiación, y, por tanto, de una individualidad, o mejor de una personalidad muy fuerte.




                                 Marpin y la Rana.

miércoles, 20 de agosto de 2014

¿Qué es pues una decocción? La decocción es la solución obtenida haciendo hervir plantas en una cacerola cubierta, durante doce a treinta minutos, según los casos, que luego se pasa por un tamiz.


La infusión se prepara vertiendo agua hirviendo sobre plantas picadas, filtrándolas luego.


La cataplasma se hace con una pasta que contiene aceites, almidones, mucílagos, que generalmente se aplica en caliente, sobre la piel.
También son importantes las maceraciones. ¿Cómo se obtienen? Dejando a las plantas en contacto con agua fría, vino o aceite durante algunas horas, días o a veces varias semanas.
Después está el jarabe: se prepara añadiendo a la infusión o a la decocción, una cantidad importante de azúcar, que puede llegar hasta el 70 por 100. También existe la tintura. Se la obtiene macerando durante 5 a 10 días, una parte de sustancias medicinales secas, reducidas a polvo, en cuatro partes de alcohol. No olvidemos el jugo que se extrae de modos diversos, según el caso. Y tampoco los vinos medicinales, que se obtienen derramando vino sobre plantas o hierbas, en un recipiente de cristal, dejando que todo ello se macere, agitándolo de tanto en tanto, y filtrándolo luego.
Finalmente, las tisanas, ¿qué son? No son más que infusiones, decocciones o maceraciones preparadas con mucha agua y poca cantidad de plantas, de forma que se las pueda emplear como bebidas corrientes.
-Nuestras amigas las plantas-




                                                  Marpin y la Rana.  

viernes, 15 de agosto de 2014

DiME SI ESTA INQUIETUD ES UN REGRESO. Jenaro Talens. Dime cuál es mi nombre, cómo - son estos ojos que te miran...,





Dime, dí quién soy, esta voz que antecede a un habla muda, y brota y te acaricia y te toca; esta voz que en ti muere, como mueren los sueños, sin dejar rastro ni memoria, con las primeras luces del amanecer.
Dime. No me digas nada.
Duerme bajo la misma oscuridad, junto a - los mismos muebles, en el mismo cuerpo - donde a menudo penetraba, como aprendizaje tibio y cotidiano, hablando en el idioma de tu desnudez, y algo que no eras tú, ni yo, de pronto nos hacía - naufragar al dictado de una explosión inexplicable.
Duerme. La noche acaba - y he de partir. Escucha cómo el viento -silba. No temas. No - le digo adiós a nada. Duerme. Tu - porción de sombra no me envuelve. Ya - no miro a ningún lado. Sé que no hay nada que mirar.


                                                          Marpin y la Rana.

sábado, 9 de agosto de 2014

"QUIEN PREGUNTA MERECE UNA RESPUESTA." He visto a muchos hombres buscar el camino, alejarse, alejarse mucho, siempre más allá de las montañas donde el viento es frío y la tierra árida;


los he visto caminar largas jornadas y descansar poco. También he visto a hombres que sin haberse movido parecían estar ya en la lindes de sus pensamientos. Y todos iban con sus sistemas de verdades y doctrinas ajenas o domésticas -y creo que unas eran tan buenas como las otras y que valían para cada hombre. Innumerables veces he hablado con ellos y escuchado sus verdades; a veces no he podido creer en lo que decían porque ni siquiera llegaban  a expresarse lo suficientemente bien como para ser convincentes, pero en su voz, oculto en sus rostros, presentía que querían comunicarme algo más que ellos mismos, algo que, seguro, aún no habían llegado a entender del todo. Y en esta hermosura encubierta está la fuente de una verdad que apenas llega a ser táctil, de un aroma que siempre se nos escapará de entre los dedos y que sólo es posible perseguir con la intuición; ahí es donde radica la belleza, el camino hacia la verdad; lo demás -la especulación, el provecho - son los senderos por donde se pierden los mercaderes, los traficantes del almas.


(Aquel que encuentra el camino no se hará grande, no será próspero, su imagen será desagradable a todas las aspiraciones humanas, y si por un momento pudiera separarse de sí mismo y contemplarse, estoy seguro que desearía abandonarla o cambiarla por cualquier elixir estupidizante del alma. Es muy difícil cenar con nuestras verdades).



                                                  Marpin y la Rana.