viernes, 2 de mayo de 2014

LORD BYRON. Además, ya lo he dicho, ella era tan hermosa.

.
Todo esto resulta ahora cosa vulgar. Pero no lo fue para ella, que nunca había oído cosas así. Creía que su iniciativa había de dar gran placer, Pues el mundo se reducía a reyes y reinas. Apenas sabía dónde estaba el corazón, Si a la derecha o a la izquierda. A tales extremos, Conduce la legitimidad de sangre a sus adeptos, Conscientes de sus derechos regios sobre los otros.



                                          Marpin y la Rana.

No hay comentarios: