domingo, 6 de octubre de 2013

DEDICADO: A la perseverancia de los que malviven el día a día con humor y sin inmutarse.

Un hombre vive entre la ciudad y el campo,  va a la urbe y respira polución,  percibe cercanas  las energía de los demás. Asomado a un balcón de sexto piso, contempla el paisaje de edificios y  ventanas; cristales espejos que reflejan la carencia de flores en  azoteas y terrazas.

El hombre piensa en la Naturaleza y en abejas, grillos, ranas y libélulas...Sin apenas  vecinos. Vuelve a la realidad del piso y comprende que las familias que habitan a su derredor, son cómo  los nidos de los  pájaros que hay en sus árboles. Entiende que sus vecinos son pajarillos bebiendo en los estanques.
MABG


 
El blog de Marpin y la Rana.

No hay comentarios: