domingo, 31 de marzo de 2013

...y le respondí: "Si algo tuviese usted que reprenderme, yo se lo agradecería grandemente." El se estremeció, enrojecióle la sangre su tez aceitunada... Honoré de Balzac.


El mismo Cristo, por S. Mateo, cap. V, nos manda que no sólo suframos a nuestros enemigos, sino que los amemos como a nuestros hermanos: Diligite inimicos vestros.

                                                               Marpin y la Rana

viernes, 29 de marzo de 2013

Eduardo Punset y Steven Strogatz. ¿Es cierto que si se encierran cinco o seis mujeres en una habitación tendrán la menstruación a la vez?

Parece increíble...¿Cómo se comunica una mujer con la otra? ¿A través de sustancias químicas o de la mente? ¿Qué es lo que hace que las mujeres sincronicen sus ciclos menstruales?

-Las pruebas dicen que es a través de unas sustancias químicas que todavía no hemos identificado. Parece ser un producto químico que se encuentra en el sudor. Estas pruebas provienen de un estudio realizado en  1970. Una mujer llamada Genoveva observó que cada verano, cuando volvía a casa durante las vacaciones de la universidad, la menstruación de sus hermanas se sincronizaba con la suya. Los médicos que lo estudiaron pensaron que era por... no puedo decir por su olor, porque no desprendía ningún olor, pero había algo que ella producía químicamente y que se transmitía a sus hermanas. Para demostrarlo le pusieron algodones en las axilas y cada día recogían estos apósitos de algodón que contenían sudor, lo trituraban y mezclaban con alcohol. Lo llamaron "esencia de Genoveva" y las ponían en la parte del labio superior, debajo de la nariz, de mujeres que vivían a miles de kilómetros y que no la conocían, no tenían ningún contacto con ella. Estas mujeres eran capaces de, al respirar, oler los productos químicos que había en la secreción del sudor. Y lo increíble pero cierto es que en pocos meses estaban sincronizadas perfectamente con su ciclo menstrual sin haberla conocido nunca. De manera que en su sudor había algo que informaba sobre la emisión de su ciclo menstrual y era suficientemente poderoso como para sincronizar a otras mujeres a las que nunca había visto.

                                                  Marpin y la Rana

jueves, 28 de marzo de 2013

A. Machado. ESPAÑOLITA Y ESPAÑOLITO.

ESPAÑOLITO

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.


Marpin y la Rana


domingo, 17 de marzo de 2013

Dios ha venido a saludarme. Y, en ese momento

no estaba yo, porque había salido a comprar el pan y un kilo de sal.

-Los vecinos me han dicho, que el Ser Superior volverá mañana a la misma hora.


                                            Marpin y la Rana.

sábado, 16 de marzo de 2013

¡Qué maravilla! Todavía estamos vivos, amor mío. ¿Me escuchas? "Soplar no es tocar la flauta; para eso hay que mover los dedos".

                 
                                            ¡Ya han llegado las golondrinas!


Un gran error: figurarse uno mismo ser más de lo que es y estimarse en menos de lo que vale.
-Goethe-


                  Marpin y la Rana.

lunes, 11 de marzo de 2013

DIÁLOGOS ¿Consideras, Protágoras, que algunos de los hombres viven bien y otros mal?

-Sí.

¿Te parece que un hombre vive bien, si vive apenado y dolorido?

-No, dijo.

¿En cambio si concluye su existencia tras vivir agradablemente, no te parece entonces que ha vivido bien?

-A mí, sí, dijo.

El vivir placenteramente entonces es bueno, y el vivir a disgusto, malo.

- Siempre que viva gozando de las cosas buenas, dijo.



                                           Marpin y la Rana

domingo, 3 de marzo de 2013

Juan Ramón Jiménez. EL SUEÑO.



-¡Adiós!

             -¡Adiós!

Cierras tus ojos.
Cierro mis ojos.

-Ya somos mundos
independientes,
con cuerpo dentro
(hueso del fruto)
y alma en lo ignoto.
Enmedio, el no
de entre dos astros.-

¡Ya no sabemos
comunicarnos!
¡Oh! ¿no eres mía?
¡Ay, no soy tuyo!


   Marpin y la Rana