viernes, 31 de agosto de 2012

HOY LE DECIMOS ADIÓS AL MES DE AGOSTO. "En otro tiempo tambien Zaratustra proyectó su ilusión más allá del hombre, lo mismo que todos los trasmundanos."

Obra de un dios sufriente y atormentado me pareció entonces el mundo.
Sueño me parecía entonces el mundo, e invención  poética de un dios; humo coloreado ante los ojos de un ser divinamente insatisfecho.
Bien y mal, y placer y dolor, y yo y tú - humo coloreado me parecía todo eso ante ojos creadores. El creador quiso apartar la vista de sí mismo, - entonces creó el mundo.
Ebrio placer es, para quien sufre, apartar la vista de su sufrimiento y perderse a sí mismo. Ebrio placer y un perderse a sí mismo me pareció en otros tiempos el mundo.
Este mundo, eternamente imperfectos, imagen, e imagen imperfecta, de una contradicción eterna - un ebrio placer para su imperfecto creador:- así me pareció en otro tiempo el mundo.
Y así también yo proyecté en otro tiempo mi ilusión más allá del hombre, lo mismo que todos los trasmundanos. ¿Más allá del hombre, en verdad?

                       ...el contenido en su pecho
                       y la forma en su espíritu.


                                             Marpin y la Rana

miércoles, 29 de agosto de 2012

¡Muy buenas noches! Antes de que se termine el verano. El equipo de Marpin y la Rana les invitan a brevas frescas.


                     En él su corazón se consumía
                     allí encerrado, y todo su deseo
                     era el grito de guerra y la batalla.
                                 -Iliada I. 491 ss.

 
Marpin y la Rana

martes, 28 de agosto de 2012

Post: "No abandonen a los seres benevolentes." Entrada 550 del Blog SIN MIEDOS. Han ido pasando las semanas, unas con más gloria que otras. El veterano señor Verano nuevamente llega a su fin. Y el Otoño con sus destellos plateados le pide luz verde. ¡Adelante, pasa por favor! A ti también te queremos mucho.

Espera, Otoño de 2.012,  espera y no tengas tanta prisa. No te adelantes a lo que aún no ha llegado. Aprende paciencia de los seres humanos. Confía en nosotros y aparca tu veloz premura para el cercano futuro. Lo que mejor sabemos hacer es esperar, confiar  y vivir...,





                                                   Marpin y la Rana

lunes, 27 de agosto de 2012

Las Divinidades nos observan con menos benevolencia que ayer. "Han pasado los siglos y los seres humanos no hemos conseguido acabar con las guerras de poder."

Ni con los dictadores, ni con las miserias, ni con la corrupción, ni con la envidia, ni con la avaricia..., No hay problema, amigos y enemigos. ¡Son  las mutilaciones y violaciones de siempre!
¿Es incierto que la tercera Guerra Mundial saldrá desde SIRIA?
 
                                                          Marpin y la Rana

viernes, 10 de agosto de 2012

¡Muy buen día de viernes! Milton dice en su Himno a la natividad.


               Sobre las solitarias montañas y las sonoras costas
               se escuchaba un lastimero llanto. /que no alegre canto/
               Es el genio que entre suspiros abandona sus
               valles  de álamos blancos
               y las ninfas envueltas en guirnaldas
               de flores entre los arbustos lloran.

                                          Marpin y la Rana.

martes, 7 de agosto de 2012

"Es de bien nacidos ser agradecidos." Adriana después de guiarle a salir del laberinto fue llevada a la isla de Nexos y abandonada allí, dormida, mientras que el desagradecido Teseo continuaba su viaje sin ella.


Cuando Adriana se despertó y vio que la habían abandonado se abandonó al dolor. Venús se apiadó de ella y la consoló con la promesa de que tendría un amante inmortal en lugar del mortal que había perdido.
La isla donde Adriana fue abandonada era la isla favorita de Baco. La misma adonde quería que los marineros tirrenos le llevaran cuando tan traicioneramente intentaron obtener una recompensa por él. Mientras Adriana lamentaba su suerte, Baco la encontró, la consoló y la hizo su esposa. Como regalo de bodas le entregó una corona de oro y gemas y cuando ella murió él tomó la corona y la lanzó al cielo. Cuanto más ascendía más brillaban las gemas y se convirtieron en estrellas, y conservando su forma, la corona de Adriana permanece fija en los cielos como una constelación entre el postrado Hércules y el hombre que sostiene la serpiente.


                                         Marpin y la  Rana

miércoles, 1 de agosto de 2012

EL GRAN LAMA. Se trata de una doctrina afín a la brahmánica de la India y al budismo que predica que el confinamiento del alma humana, emanada del espíritu divino encarnado en un cuerpo humano,




es un estado miserable y el resultado de las debilidades y los pecados cometidos en existencias anteriores. Sin embargo, mantienen que de cuando en cuando aparecen en la tierra algunos individuos para quienes la existencia terrena no es necesaria, sino que descienden a ella voluntariamente para contribuir al bienestar de la humanidad. Estos individuos han asumido poco a poco el carácter de las reencarnaciones del propio Buda, y esta línea se continúa hasta nuestros días, en los muchos lamas del Tíbet, China y otros países donde predomina el budismo. Tras las victorias de Gengis Khan y sus sucesores, el lama que residía en el Tíbet fue elevado a la dignidad de máximo pontífice de la secta. Se le asignó una provincia como territorio propio, añadiendo de esta forma a su dignidad espiritual la de un monarca temporal. Esta persona recibe el nombre de Dalai Lama.
Los primeros misioneros cristianos que llegaron al Tíbet se sorprendieron de encontrar en el corazón de Asia una corte pontificia y muchas otras instituciones eclesiásticas que recordaban a las de la Iglesia católica romana. Encontraron conventos de sacerdotes y monjas, así como procesiones y formas de culto religioso que se desarrollaban con gran pompa y esplendor; todas estas similitudes indujeron a muchos a considerar el lamaísmo como una forma degenerada del cristianismo. Es probable que los lamas copiaran algunas de estas prácticas de las de los cristianos nestorianos, que se asentaban en Tartaria cuando se introdujo el budismo en el Tíbet.

-Thomas Bulfinch-


Marpin y la Rana